sábado, 30 de abril de 2011

LAS MIL Y UNA NOCHES


En pleno descubrimiento de mi pasión por la literatura y en busca de nuevas lecturas, encontré una colección de 7 pequeños libros, que llevaban por título “Las Mil y una noches”.
Me di cuenta que estaban bastante viejos, aunque nadie los había leído, pero como me llamaban mucho la atención, desempolvé el primero y me puse a leerlo.
La historia comienza con un Sultán llamado Shariar que, tras la traición de su esposa, alberga gran odio contra las mujeres y planea vengarse de todas, de manera que cada noche su Visir le entregaba  una doncella con la cual el sultán contraía matrimonio, para al día siguiente darle muerte. La historia da un giro cuando Sherezada, la hija del Visir, se ofrece a ser la esposa del sultán, con el fin de acabar con esa horrible venganza que causaba sufrimiento a todo su pueblo.
Después de convencer a su padre, Sherezada logra ser la esposa del Sultán y elabora un sencillo pero muy efectivo plan, cada noche le contaba a su esposo interesantes y muy entretenidos cuentos que terminan fascinándolo, de manera que siempre se quedaba deseoso de saber el final de cada historia o el inicio de otra, y va alargando la vida de la muchacha hasta que al final, llega a amarla de verdad y le perdona la vida.
Al igual que al Sultán, los cuentos de Sherezada eran capaz de mantenerme despierta toda una noche, historias de hadas, genios y magos que habitaban entre simples mortales, que podían llegar a ser sus amigos o enemigos, amos o esclavos. Historias fantásticas de amor, sensualidad y guerra que pueden ir desde lo trágico hasta lo cómico, todo bajo las diferentes costumbres de la religión y cultura musulmana
Lo  que más me sorprendió era que cuentos clásicos como: “Alí baba y los cuarentas ladrones”, “Simbad el marino”, “Aladino”, e incluso “La Cenicienta”, estaban presentes, pero en versiones un poco distintas y mucho más atrayentes, que las que había escuchado cuando era niña, y más tarde entendí el motivo, las historias eran complejas y no tenían ese mundo color de rosa de las adaptaciones hechas para cuentos de niños, de hecho la primera vez que los leí no los entendí muy bien (tenía 11 años), pero conforme crecía iba entendiéndolos y así orgullosamente puedo decir que los leí todos.
Lo que también me gustó mucho de estos cuentos, es que cada uno goza de independencia sin dejar de estar enlazado a la historia inicial además de que algunos de ellos desencadenan más historias, que son generalmente anécdotas o cuentos contados por los personajes. Si bien al principio esta estructura me resultaba algo compleja, después se volvió, a mi parecer, el encanto principal de estos libros.
Actualmente, sigo leyendo los libros de las Mil y una noches, para revivir algunos de mis cuentos favoritos, pero lo que lamento es no haber podido ver en vivo la representación teatral de esta historia con la actuacion del Premio Nobel Mario Vargas Llosa y la talentosa Vanessa Saba, tuve que conformarme con los pocos videos que hay de esta puesta en escena en el youtube, pero me doy por más que satisfecha con la historia original, que logra hacer volar la imaginación hasta del menos creativo y llevarla a ese mundo de fantasía, donde para llegar al final feliz, hay que pasar por muchos tristes inicios.

3 comentarios:

  1. Nunca lo he leído, siempre he visto en casa de mis padres los dos volúmenes de la novela pero nunca me la había planteado. Quizá después de tu reseña me lo plantee.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. hola Tabuyo

    Pues te los recomiendo mucho, son bastante entretenidos e interesantes con una variedad de temas ya que son muchos cuentos.

    gracias por comentar :)

    ResponderEliminar
  3. Pues un día que me apetezca una lectura de sese tipo me pondré con él. Gracias.

    ResponderEliminar